APOCALIPSIS 20+21

Otro aspecto del Juicio (prescinde aquí de la guerra y se concentra solo en los buenos y en los malos, o en las obras buenas o malas de cada uno de los hombres).

20, 11-15

Vi un gran Trono blanco y al Que sobre él estaba sentado, de cuya faz huyó la tierra y el firmamento, y no se halló lugar para ellos. Y vi los muertos, los grandes y los pequeños, que estaban de pie delante del Trono. Y se abrieron los libros, y otro libro se abrió que es el de la Vida; y fueron juzgados los muertos, por lo que estaba escrito en los libros, conforme a sus obras.

Y el mar dio los muertos que en él había, y la tierra y el infierno dieron los muertos que en ellos había; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Los malos fueron arrojados al estanque de fuego. Ésta es la muerte segunda: el estanque de fuego. Y quien no fue hallado escrito en el libro de la Vida, fue arrojado al estanque de fuego.

La vida de la porción santa con Dios. Convivencia íntima como esposa con Esposo, o como hija queridísima con su Padre-Dios, que será para siempre su felicidad inmensa, inagotable en formas y maneras, para siempre.

21, 1-2

Y vi un nuevo cielo y una nueva tierra; pues el primer cielo (el firmamento) y la primera tierra (el globo terráqueo) habían desaparecido, y el mar no existe ya. La nueva Ciudad, la de Dios se presentaba, engalanada como para una Boda, a la par que una Voz salida del Trono decía:

21, 3-8

CÁNTICO (18)

"Aquí está la morada de Dios con los hombres;

y morará con ellos, y ellos serán Su pueblo,

y Dios mismo con ellos estará,

y enjugará de sus ojos toda lágrima

y la muerte ya nunca existirá,

ni llanto ni lamento ni trabajos,

ya nunca existirán.

Porque las cosas primeras pasaron;

mirad que todo lo hago nuevo".